Archivos de Etiquetas: Ayuntamiento de La Almunia

Elena Rivera, premio Villa de La Almunia 2017

elena rivera

La actriz zaragozana, conocida por su papel de Karina en Cuéntame, recogerá el galardón el 5 de mayo durante la inauguración del 22º Festival de Cine de La Almunia. El ayuntamiento de la localidad concede este premio a aragoneses destacados del mundo del cine, el teatro, las letras o la televisión.

 

 

El Ayuntamiento de La Almunia de Doña Godina aprobó por unanimidad en el pleno celebrado ayer 4 de abril entregar el premio “Villa de La Almunia” a la actriz Elena Rivera. Se trata de un reconocimiento que el consistorio otorga a propuesta del festival de cine de la localidad a aragoneses destacados en el ámbito de la cultura –cine, teatro, televisión…–. En el caso de Rivera, se ha valorado su prometedora carrera cimentada desde la infancia y el cariño que le tiene el público no sólo almuniense sino en general a raíz del personaje de Karina que interpreta en la serie Cuéntame, de TVE.

 

Elena Rivera (Zaragoza, 1992) comienza a destacar a finales de la década de los noventa por su voz y soltura en el escenario de varios programas de televisión de jóvenes talentos, llegando a grabar un discos en solitario, Locos por el ritmo, con temas inéditos seleccionados para ella. Sin embargo, fue a partir de 2005 con su incorporación al reparto de Cuéntame cuando se hace realmente popular. A la actriz se le ha visto crecer junto a los Alcántara. Lleva más de una década encarnando a Karina y temporada a temporada ha ido ganando protagonismo dentro de la trama.

 

La zaragozana también ha trabajado en otras series de televisión como Los Quién y Toledo, cruce de caminos (Antena 3); y todavía está por estrenar La verdad, una de las últimas apuestas de ficción de Telecinco en la que Rivera afronta su primer papel protagonista junto a Lydia Bosch, Jon Kortajarena y Ginés García Millán.

 

En la gran pantalla, Rivera ha participado en la película Perdiendo el norte (Nacho G. Velilla, 2015). Ese mismo año, rueda también el cortometraje Rewind. En lo que se refiere al teatro, la obra El arte de la entrevista, de Juan Mayorga, le ha llevado por escenarios de toda España junto a Luisa Martín, Ramón Esquinas y Alicia Hermida –esta última, premio especial de la Unión de Actores y Actrices 2017–.

 

“Para nosotros es un auténtico placer contar con Elena Rivera en esta edición”, asegura Carmen Pemán, directora de FESCILA. “Está muy bien reconocer carreras grandes y dilatadas, de décadas de trabajo en el mundo de la interpretación, como hemos hecho en otras ocasiones; pero también nos parece interesante valorar a los más jóvenes. Está claro que llevan menos años de experiencia, pero hay mucho trabajo y esfuerzo detrás”, explica. Además, este año la temática del festival se centra en los nuevos talentos y el relevo generacional en el cine español.

 

El premio “Villa de La Almunia” se concede desde 2009 y en su nómina cuenta con nombres como Luis Alegre, Paula Ortiz, Luisa Gavasa, Itziar Miranda, Gaizka Urresti y Miguel Ángel Lamata. Elena Rivera se sumará a ellos el próximo 5 de mayo cuando recoja dicho galardón durante la ceremonia de inauguración del vigésimo segundo Festival de Cine de La Almunia.

 

Socio de Honor 2017

Por otro lado, en esta edición FESCILA nombrará “Socio de Honor” a la Universidad San Jorge por su colaboración con el certamen durante los últimos años. En 2013, se inició entre el Festival de Cine y la Facultad de Comunicación de la USJ una fructífera relación que comenzó con la grabación por parte de los alumnos de pequeñas piezas audiovisuales en La Almunia a modo de prácticas y que ha terminado materializándose en la creación del “Jurado Joven”, un galardón que concede un grupo de estudiantes del Grado de Comunicación Audiovisual al mejor trabajo de la Sección Oficial dirigido por un cortometrajista menor de 30 años. El nombramiento oficial como “Socio de Honor” tendrá lugar el 13 de mayo, durante la gala de clausura de la 22º edición de FESCILA.

La Almunia de Florián Rey

recreacion-slider

No, no es que se le haya cambiado el nombre al pueblo, sigue siendo de Doña Godina. El título de esta crónica responde a que en el último fin de semana del mes de octubre La Almunia ha vuelto a ser lo que era en la época de Florián Rey.

recreacion-llegada-artistas

La película “Nobleza baturra” no fue rodada en La Almunia, pero eso es casi lo de menos. Florián Rey buscó localizaciones en Borja porque esta localidad ya había sido escenario de la versión muda de Juan Vilà Vilamala y, por otra parte, un compañero de estudios de Florián tenía una casa de estilo aragonés en Bisimbre y la puso a disposición del director durante el rodaje. El realizador almuniense había dejado La Almunia 37 años antes y, sin embargo, reproduce en su película la salmodia que se cantaba entonces en el rosario de la aurora. No es cierto, como a veces se afirma, que el almuniense se olvidara de su pueblo. El nombre de La Almunia se oye en varias de sus películas como “Gigantes y cabezudos” o “La Dolores”. Por eso, me parece maravilloso que La Almunia haya recreado lo que pudo ser el rodaje de Nobleza en 1935. Así pues, no se ha tratado en puridad de una recreación histórica sino de la teatralización de un rodaje de los años 30. Pero insisto, poco importa que la excusa sea una u otra si el resultado ha sido el que ha sido.

El 29 de octubre de 2016 pasará a los anales de la historia almuniense como ya pasó con la celebración del octavo centenario de la fundación de La Almunia en 1978 o con el homenaje a Florián Rey en 1980. El pueblo natal de Florián dio un salto atrás en el tiempo de más de ocho décadas y volvieron a abrir sus puertas Tejidos Villamana, la guardicionería de Blas, los salazones Dionisio, el bar Fernando o la Posada de la Plaza. La Almunia no vivía una jornada así desde que en 1957 José Antonio de la Loma rodó su película “Manos sucias” en la Plaza del Ayuntamiento. Esta vez no era Katia Loritz la estrella, era la jovencísima Imperio Argentina que junto a su esposo Florián Rey y su equipo de rodaje saludaban a los vecinos desde el balcón de la casa consistorial en el más puro estilo de “Bienvenido Mr. Marsall”. Si el auténtico Florián Rey hubiera podido ver la respuesta de su pueblo en este hipotético rodaje se hubiera sentido muy orgulloso. El Florián del siglo XXI pudo comprobar de qué manera se recuerda que aquí, en La Almunia de Doña Godina, nació hace 122 años un niño llamado Antonio, penúltimo de once hermanos, que iba a conseguir que el cine español le hiciera la competencia a las grandes producciones americanas. El 29 de octubre de 2016 La Almunia se reconcilió definitivamente con uno de sus hijos más ilustres. Sus vecinos se echaron a la calle vestidos de época, llenaron los diferentes sets de rodaje, probaron los menús típicos de la restauración republicana y degustaron el pastel Imperio creado para la ocasión. Con toda seguridad, en el rincón del cementerio de Alicante donde reposan los restos del director almuniense se oyeron los ecos de la recreación baturra y hasta es muy probable que Miguel Hernández, que descansa a pocos metros de Florián, haya incorporado un nuevo poema a su Cancionero y romancero de ausencias.

recreacion-trilla

recreacion-chufla