FESCILA 2016: El tamaño no importa

fescila-resumen

La principal conclusión a la que se llegó en la última edición del Festival de Cine de La Almunia fue que las fronteras entre el cine y la televisión, y sus respectivas producciones, se han ido desdibujando en los últimos años, hasta el punto de que cada vez parecen importar menos las dimensiones de la pantalla. Una mayor apuesta por la calidad técnica y la búsqueda de una factura cinematográfica en las series más recientes o el que ya no existan “clases” entre los actores por trabajar en un medio u otro son algunos de los temas que se abordaron durante el pasado mes de mayo en una edición que, bajo el lema “Pequeña gran pantalla”, batió récords de asistencia y participación.

// Texto e imagen: Alejandro Aísa

 

En 2016, más de 3.000 personas pasaron por la vigésimo primera edición de FesciLA. Si esta cifra final de público aumenta año tras año es gracias a que buena parte de esos espectadores es ya fiel a la cita cinematográfica almuniense. Fiel e imprescindible, claro está, sobre todo, para una de las actividades más importantes del Festival como es su concurso de cortometrajes -del que, por cierto, se acaban de abrir los plazos de participación junto al concurso de guiones 2017-. Los espectadores fueron los encagados de elegir el premio al Mejor corto del público de entre los 34 trabajos de la Sección Oficial, seleccionados por el jurado de entre los 494 que se presentaron a la muestra. En total, entre cortos y guiones, el Festival recibió más de 630 trabajos. 

 

Finalmente, como ya ha ocurrido en otras ediciones, público y jurado coincidieron y Una vez, de María Guerra y Sonia Madrid, se hizo con el galardón de los espectadores y con el premio especial del jurado. En el apartado de guiones para cortometrajes, el primer premio en categoría libre fue para Semilla, de Cesáreo Segura; y el segundo para Alicia Parreño por Tres hombres y un destinoConsulta el palmarés de cortos y guiones 2016.

 

En esta ocasión, FesciLA quería analizar la evolución de la relación entre el cine y la televisión en España, dos medios que con el paso del tiempo se han ido acercando. En la pequeña pantalla, se ofrecen ficciones de mayor calidad que quieren ir más allá del mero entretenimiento con guiones muy trabajados y un alto nivel técnico. Directores, actores y demás profesionales del audiovisual se emplean indistintamente en ambos medios; hace tiempo que el trabajar en televisión no supone un lastre para llegar a la gran pantalla, más bien, todo lo contrario. Por otro lado, también vemos como las cadenas de televisión se han convertido en un importante respaldo económico para que muchos proyectos lleguen a las taquillas, aunque ello suponga también que sean unos pocos los que tengan el “poder” de decidir qué películas pueden llegar a la cartelera.

 

Precisamente, este último fue uno de los temas del que más se habló en la mesa redonda compuesta por Virginia Yagüe, guionista, productora, escritora y presidenta de la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA); Belén Macías, directora de cine y televisión; y la actriz Nieves de Medina, que también desarrolla desde hace tiempos su carrera en ambos medios. Las tres hablaron de forma distendida con los asistentes sobre sus proyectos y experiencias.

 

El tema monográfico de este año quedó bien ilustrado también en el apartado de los homenajeados. En la jornada de inauguración el director, productor y guionista Miguel Ángel Lamata recibió el premio Villa de La Almunia, un galardón que el ayuntamiento del municipio entrega a una personalidad destacada del sector audiovisual en Aragón. Entonces, en mayo, quedaba apenas un mes para que Lamata entrenara en salas Nuestros amantes. Una semana después, en la clausura del Festival, un emocionado y agradecido Juan Echanove subía al escenario del cine Salón Blanco para recoger el premio Florián Rey. El actor cuenta con una dilatada y exitosa trayectoria tanto en la pequeña como en la gran pantalla. 

 

En FesciLA 2016 también hubo espacio para el cine aragonés. La Almunia todavía no cuenta con una sala de cine digital y, por tanto, tampoco con una programación de taquilla estable, pero gracias a la colaboración de la Diputación Provincial de Zaragoza sus vecinos pudieron disfrutar del estreno en la localidad de La novia, de Paula Ortiz, y con un coloquio previo con dos de sus protagonistas: Luisa Gavasa, ganadora del Goya a mejor actriz de reparto por su papel en dicha película, y Leticia Dolera. Ambas se ganaron fácilmente al patio de butacas con anécdotas del rodaje y, también, con su experiencia tanto en cine como televisión.

 

Este resumen pasa de puntillas por lo que fue la última edición del Festival de Cine de La Almunia porque 9 días de cine guardan muchos más momentos y nombres propios, y contarlo ocuparía muchas líneas más. Demasiadas. Por eso estas últimas las empleo para decirles que FesciLA 2017 ya está en marcha. Apúntenlo en sus agendas para que no tenga que contárselo después, público fiel e imprescindible.